La literatura a su biorritmo

Mientras las marmitas borbotean en la caverna de la creación, los manuscritos atiborran los cajones y los proyectos el cerebro, hay momentos en los que el escritor se autoexcluye de su cueva; vaga entonces como un alma en pena… Nador estaba acabado desde 2011, publicaba regularmente relatos, cuando en noviembre de 2013 llegó la respuesta del CNC: “la presidenta del Centro nacional del cine y de la imagen animada… ha decidido otorgarle una subvención para el desarrollo del proyecto: ¡”Nador”! ¡Las puertas del cine se abren con como telón de fondo las escaleras de Cannes! Lo celebramos en Francœur en París, muy cerca de la Fémis en los antiguos estudios Pathé. Ahora con el guionista y realizador Philippe Calderon, circulan los nombres de actores para el papel de Houria, de Charles, de Gabrielle… ¡Estamos en el casting, la ficción se hace realidad!

2015, es también “Une île… des auteurs” ¡y su concurso de relatos! El 10 de agosto de 2015, de pie en la cubierta trasera del ferry, veo cómo se va acercando Port-Joinville y sus casitas. Con Yersinia, recibo el premio colectivo del relato.

Mi pluma está afilada y la veleta de mi faro apunta hacia el este, hacia el oso ruso. Cuando era una colegiala formé parte del primer contingente de alumnos en elegir el ruso como segunda lengua. De ello conservo una pasión por la lengua y la cultura rusas… y en mi cueva de creadora bulle una gran marmita con efluvios eslavos… ¿Y si a Lars von Trier le gusta lo que hay dentro?

¡Carta – y palabras – continuarán!

Atentamente.